La mejor carta de presentación: una bonita sonrisa

Las sonrisas bonitas son mi debilidad… ¿No os pasa a veces que cuando os presentan a alguien y se os acerca sonriendo de repente algo hace que todo sea más fácil? ¡Siempre he creído que las personas que sonríen no sólo son más felices sino que hacen más felices a los demás!. Por eso, aunque me es difícil renunciar a pequeños placeres como el café o la Coca Cola aunque sepa que no son lo mejor para mis dientes, intento siempre cuidarlos todo lo que puedo y cepillármelos después de cada comida.

Pero a veces sonreír no es tan fácil… A muchas amigas mías  les cuesta porque tienen miedo de que se les vea la ortodoncia o porque simplemente no les gustan sus dientes. Otras los tienen estropeados a causa del café o el tabaco. Y todas esas cosas inconscientemente hacen que intenten evitar algo tan positivo como sonreír.

Con todo lo que ha avanzado a día de hoy la estética dental, el miedo al dentista o a los tratamientos ya no es una excusa. Conozco por experiencia la profesionalidad de varias clínicas de estética dental en Barcelona y Madrid que recomendaría sin dudarlo y yo misma me he sometido a varios tratamientos.

Además de haberme realizado ya varios blanqueamientos y empastes, he llevado desde aparatos de corrección de la maloclusión (mordida cruzada) a placas de descarga nocturnas para el bruxismo.  Eso sin contar que llevo desde hace años un implante en un diente frontal que me rompí de niña.

Pero a veces un simple blanqueamiento no es la solución, sobre todo en casos en los que los dientes son extremandamente sensibles o existen pequeños problemas estéticos en la boca. Entonces suele recurrirse a las carillas, un tratamiento indoloro que consiste en pegar unas pequeñas láminas de pequeño grosor sobre la superficie de la cara externa del diente, camuflando la pieza dental real y con ella sus imperfecciones, para proporcionar un aspecto más estético a la sonrisa.

Las carillas dentales, que tienen una dureza similar al esmalte del diente natural, se han hecho muy populares porque ofrecen la posibilidad de diseñar una dentadura totalmente diferente, pero con un aspecto muy natural y además mejorar la resistencia de los dientes, al proteger su superficie de las agresiones del día a día.

¿Vosotros conocíais estos tratamientos? ¿Optaríais por un blanqueamiento al uso o unas carillas? ¡Contadme vuestra experiencia!

Barcelona és maca: CosmetikTrip14 (III)
Lanzarote, belleza natural: CosmetikTrip16 (I)
Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies