Estrategias para mejorar habilidades sociales de introvertidos y tímidos

Índice
  1. El carisma como habilidad desarrollable
  2. Carisma y habilidades sociales
  3. Los comportamientos que generan carisma
  4. El contexto y la preparación
  5. La importancia de la intención y la proyección
  6. Aprender a ser carismático siendo tímido e introvertido
  7. Tabla de resumen
  8. Preguntas frecuentes

En carisma se aprende, y si te parece que las personas carismáticas siempre se salen con la suya, mientras a ti puede que te cueste conectar con personas desconocidas, este artículo es para ti. Te enseñaré todo lo que puedes hacer para comenzar a desarrollar una personalidad genuinamente carismática y que se te facilite socializar con personas desconocidas sin que parezca forzado, aunque seas tímido e introvertido.

El carisma como habilidad desarrollable

En el año 2001 conocí a Miguel cuando hacíamos la carrera de ingeniería industrial en Santo Domingo. A fuerza de coincidir en clase, nos hicimos amigos. Miguel era un tipo muy carismático. Cuando llegaba a los lugares, se hacía notar y se convertía rápidamente en el alma de la fiesta. Su personalidad magnética atraía a las personas e influía sobre ellas, y conseguía, por lo tanto, salirse con la suya prácticamente siempre.

Yo, en cambio, no tenía las habilidades sociales que tengo hoy. Viéndolo desde fuera, me decía: "Yo quiero ser como él". Pero al cabo de segundos, me decía a mí mismo: "Raquel, eso no es posible, porque no nací con eso". Pero resulta que esto es una gran mentira que nos ha vendido la sociedad. El carisma es una habilidad que se desarrolla si entendemos cómo funciona.

Saca papel y boli, porque te voy a contar paso a paso lo que necesitas para poder desarrollar una personalidad carismática y, de esta manera, conseguir atraer a las personas que te escuchan atentamente y hacen caso a lo que dices.

Carisma y habilidades sociales

Habiendo crecido con complejos en mi adolescencia, producía cierto rechazo en las primeras impresiones. Mi manera de tratar a las personas frecuentemente era un poco arisca o arrogante. Aunque no lo he superado del todo, tengo que reconocer que, tras mucho trabajo, he mejorado mucho. Esto me ha hecho ver que las habilidades sociales se aprenden, y con el carisma ocurre lo mismo. Es una habilidad que se desarrolla, y es importante quitarnos los prejuicios que tenemos al respecto.

La sociedad nos ha vendido que para ser carismático hay que nacer con un don especial y ser extrovertido. Y esto es mentira. Es cierto que hay personalidades que facilitan este proceso, pero también es cierto que hay personas que parecen tener ese don especial y, en realidad, se han criado en contextos que les han facilitado desarrollar esas habilidades desde pequeños. Hay extrovertidos que caen mal porque son egocéntricos y arrogantes, y se comportan de formas que producen rechazo. Por lo tanto, el carisma no depende solo de la personalidad, sino también de cómo nos comportamos.

Definir el carisma de manera objetiva nos ayuda a entender que podemos desarrollarlo. El carisma es una especie de magnetismo que te permite atraer a cierto tipo de personas, conseguir que presten atención a lo que dices y que sigan tus ideas. Y esto depende enteramente de cómo te comportas.

Los comportamientos que generan carisma

Piensa en una situación en la que las cosas te hayan salido bien, en la que sentías un alto nivel de seguridad y las personas te escuchaban. En ese momento, es muy probable que hayas experimentado lo que es tener una personalidad carismática, aunque sea por poco tiempo y en un entorno más bien personal o familiar.

Ver más:  Comunicación eficaz: alcanza tus objetivos con influencia

Cuando te das cuenta de que el carisma es la consecuencia de tus acciones, comienzas a ver la posibilidad de desarrollarlo y de conseguir resultados. Como con todas las habilidades, es necesario seguir un método. Atraer a las personas hacia ti, conseguir que se sientan cómodas, requiere que desarrolles una serie de comportamientos. En concreto, tres: escuchar atentamente, mostrar calidez en el trato y comunicar con seguridad.

Ahora bien, si eres tímido e introvertido, este dato todavía no es útil para ti, sobre todo si sientes que no tienes nada que decir. Porque atraer a las personas y mostrarte de manera auténtica requiere que no sea solamente un envoltorio bonito, sino que tengas sustancia. Tienes que tener algo interesante que decir. Tienes que trabajar en convertirte en una persona interesante.

Para ello, lee libros de múltiples temas, expande tu cultura general y tu capacidad de conversar. Desarrolla aficiones y habilidades. Aprende a hablar en público para transmitir tus ideas de forma persuasiva. Mantén una rutina de ejercicio para sentirte bien y ganar en seguridad. Y busca hacer actividades donde te relaciones con personas con las que tengas puntos en común.

El contexto y la preparación

Como decía sabiamente Henry Ford: "Si crees que puedes o no puedes, estás en lo cierto". Mira el carisma como un proyecto que realizarás por fases, centrándote primero en convertirte en una mejor persona.

Los extrovertidos se sienten muy bien cuando están rodeados de un montón de estímulos, mientras que los introvertidos se sienten bien cuando tienen menos estímulos que les impactan, es decir, en lugares más tranquilos y reservados. Esto significa que, para mostrar tus mejores talentos, debes elegir el entorno con los estímulos adecuados para ti. Elige lugares tranquilos y callados, como eventos sociales con pocas personas o reuniones en casas de amigos.

El contexto, el momento y las personas tienen mucho que ver con el desarrollo del carisma. Cuando eliges adecuadamente el momento y el lugar donde te sientes más cómodo, es más fácil encontrar a personas con las que sientas afinidad y con las que puedas conectar con mucha mayor facilidad.

Siempre que puedas, planifica tu vida social, tus reuniones y todo aquello que te lleve a relacionarte con otras personas en el contexto en el que mejor te sientas. No se trata de convertirte en alguien extrovertido, sino de florecer en lo que se te da bien, en un ambiente en el que te sientas bien.

Tu voluntad y capacidad para conectar con personas desconocidas es como un músculo. Se fortalece con la práctica y se calienta con la preparación. Sin práctica, es imposible progresar de manera consistente. Sin preparación previa, es más complicado salir de la zona de confort.

Imagínate una escalera de 10 peldaños. ¿Qué es más fácil, subirla paso a paso o tomar impulso, salir corriendo y saltar desde abajo hasta la cima? Evidentemente, subirla paso a paso. El carisma es como esa escalera, con más de 10 peldaños. Para avanzar hasta la cima, tienes que ir un paso a la vez.

Ver más:  3 trucos probados para caer bien a las personas

Por lo tanto, para conseguirlo, necesitas estar medianamente en forma. Esto requiere preparación. Y, de manera práctica, significa saber lo que quieres. Cuando tienes claras tus metas, actúas con determinación. Prueba entornos de bajo riesgo e ve avanzando poco a poco. Por ejemplo, si quieres hablar en público, comienza siendo un brindis en la familia frente a 10 personas. Cada paso es un logro que te hace sentir bien y te ayuda a avanzar en el proceso.

Cuida tu cuerpo, descansando bien, comiendo sano y haciendo deporte, para mejorar tu energía, confianza y la imagen que proyectas. Cuida tu mente, rodeándote de personas que te aporten positividad y te ayuden a alcanzar tus metas. Y, al igual que los atletas estiran y calientan para competir, es importante que calientes para dar lo mejor de ti. En la práctica, esto significa vestirte para la ocasión, eligiendo un atuendo que te siente bien y que te haga sentirte bien.

Antes de cada interacción, inicia con conversaciones fáciles, como preguntar a desconocidos cómo llegar a cierto lugar. Carga energía antes y después de las situaciones sociales. Si te consume energía antes del evento y después del evento, dedícate tiempo a ti mismo para recargar.

La importancia de la intención y la proyección

El carisma es un juego mental basado en la intención. El magnetismo comienza por lo que proyectas visualmente, lo cual tiene todo que ver con lo que sientes. Recuerda un momento en el que sentiste mucha alegría. Seguramente, proyectabas una energía muy positiva. Tu mirada brillaba y te sentías más grande de lo habitual. En cambio, piensa en un momento en el que sentiste tristeza. Probablemente, proyectabas un bajo nivel de energía. Tu gesto era más pequeño y tu mirada se perdía en algún lugar.

Para proyectar una personalidad genuinamente carismática, es importante que entres a las interacciones con tres trucos mentales: curiosidad, amistad y convicción. La curiosidad te lleva a interesarte genuinamente por las personas, a prestarles atención, a escucharles. En ese momento, estableces contacto visual, te acercas y consigues que se sientan importantes en tu presencia.

La amistad nos une a personas con las que sentimos afinidad. Con los amigos, nos sentimos bien y nos abrimos en la interacción. Con personas que no conoces, trata de tratándolas como si fueran amigos. Todo fluirá con mayor facilidad y te lo pasarás muy bien. Mostrar una sonrisa te mostrará de buena voluntad y conseguirás que se sientan cómodos contigo.

La convicción, al igual que la fe, es una fuerza inmensa. Al estar convencido, crees firmemente, y eso facilita que los demás crean. Cuando transmites con convicción, usas un lenguaje corporal expansivo, una postura erguida que muestra mayor autoconfianza.

Al combinar estos tres trucos mentales (curiosidad, amistad y convicción), mostrarás una personalidad genuinamente carismática, capaz de ayudarte a influir sobre las personas y a conectar con cualquiera.

Aprender a ser carismático siendo tímido e introvertido

Si eres tímido e introvertido, aprender a ser carismático no es tarea fácil. Lo reconozco. Esto requerirá que hagas cosas que te resultarán muy incómodas y te pondrán en contacto con el miedo al juicio negativo, al fracaso, al ridículo, al rechazo. Pero en la medida que te pongas a prueba y te permitas expandir tu zona de confort, comenzarás a darte cuenta de que es real. ¡Puedes hacerlo!

Ver más:  Gana el respeto con 5 estrategias de carisma

Sal ahí fuera y comienza a desarrollar habilidades que te permitirán ser una persona más completa. Elige bien el contexto para aumentar tus probabilidades de éxito. Practica frecuentemente para avanzar a paso firme. Calienta los motores antes de cada interacción. Entra con la intención adecuada para promover interacciones que te satisfagan. Y finalmente, pon el foco de atención en la otra persona para que se sienta bien y tú te quites el peso de la conversación.

Si haces esto, estás a un paso de convertirte en una persona carismática y conseguir que tu timidez e introversión queden en el olvido.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Quieres que publique más como este? Por favor, déjame un comentario indicando el tema concreto que te gustaría que desarrolle. Además, si te ha gustado, por favor hazlo saber al algoritmo de búsqueda, compartiendo este contenido y suscribiéndote a mi blog. Esto me ayuda mucho y te lo agradeceré eternamente.

Tabla de resumen

AspectoHabilidades necesarias
Escuchar atentamentePrestar atención, establecer contacto visual, acercarse
Mostrar calidez en el tratoSonreír, tratar a las personas como amigos
Comunicar con seguridadTransmitir con convicción, usar un lenguaje corporal expansivo y una postura erguida

Preguntas frecuentes

1. ¿Puedo desarrollar el carisma si soy tímido e introvertido?

Sí, puedes desarrollar el carisma incluso si eres tímido e introvertido. Se trata de practicar y salir de tu zona de confort paso a paso.

2. ¿El carisma es algo con lo que se nace o se puede aprender?

El carisma es algo que se puede aprender y desarrollar. No es algo exclusivo de personas especiales, sino que depende de cómo nos comportamos y proyectamos nuestra personalidad.

3. ¿Qué puedo hacer para volverte una persona más carismática?

Puedes trabajar en escuchar atentamente, mostrar calidez en el trato, comunicar con seguridad y cultivar tus propias ideas y valores. Además, es importante elegir el contexto adecuado y practicar regularmente.

4. ¿Cómo puedo mejorar mi imagen personal?

Puedes mejorar tu imagen personal cuidando tu cuerpo, descansando bien, comiendo sano y haciendo ejercicio. Además, rodearte de personas positivas y que te inspiren también te ayudará a proyectar una mejor imagen.

5. ¿Debo esforzarme por ser extrovertido para ser carismático?

No es necesario ser extrovertido para ser carismático. Cada persona tiene su propia forma de ser carismática. Se trata más de florecer en lo que se te da bien y sentirte cómodo en el proceso.

Espero que este artículo haya sido útil para ti. No dudes en seguir explorando otros artículos relacionados en mi blog. ¡Hasta la próxima!

Si quieres conocer ver más artículos sobre Estrategias para mejorar habilidades sociales de introvertidos y tímidos entra a la categoría Hablar en público.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir