ENEKO WEP: una experiecia sensorial, un recuerdo inolvidable

Un entorno privilegiado en plena naturaleza, pero muy cerca de una ciudad cosmopolita con una infinita riqueza cultural; uno de los genios de la gastronomía mundial, con cuatro estrellas Michelín a sus espaldas (tres en Azurmendi, una en Eneko) y un excepcional equipo humano, que cuida con cariño hasta el mínimo detalle. A esta combinación le sobran ingredientes para no sólo ser un éxito, si no convertise en todo un referente.

 

 “No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos”


Nace Eneko ENEKO WEP (acrónimo de Weddings, Events and Parties), un cóctel para los sentidos que bajo el lema  “No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos” y capitaneado por chef Eneko Atxa, se propone aunar gastronomía, tradición y modernidad en un nuevo concepto de bodas y celebraciones.

Y si su objetivo era que recordásemos el día que vivimos junto a ellos en su presentación en el Complejo Azurmendi en Larrabeztu (Bilbao), lo han conseguido con creces.

No hubo ni un detalle que se dejara al azar desde que aterrizamos en Bilbao y en el Gran Hotel Domine, nos encontramos con la primera sorpresa, un delicioso brownie de chocolate blanco y una carta manuscrita en la que el propio Eneko nos daba la bienvenida. Algo de por sí especial que lo fue mucho más al descubrir que  el papel era biodegradable y tenía semillas que el chef nos animaba a plantar, algo que me recordó el Premio al Restaurante más sostenible del Mundo que le concedió la prestigiosa revista Restaurant a Azurmendi en el año 2014.

Aquí no sólo todo se hace con el máximo respeto, cuidando la tradición, el producto y la naturaleza, sino que además trasciende lo puramente gastronómico transformando cada momento en un conjunto de experiencias, sensaciones, aromas y sabores imposible de olvidar. Por todo ello, Azurmendi ha sido elegido como el Mejor Restaurante del Mundo por la prestigiosa revista Elite Traveler el pasado año 2017.

 

Eneko Atxa ha conseguido desarrollar y desplegar su gran capacidad creativa en sus restaurantes Azurmendi*** y ENEKO.

 

Pusimos rumbo al Viñedo de Astoreka, un paraje idílico, donde el propio Eneko, nos dio la bienvenida. Creo que es una de las personas a las que más me ha impresionado conocer por su humildad, su cercanía y su saber hacer. Tener la oportunidad de probar su cocina es una experiencia difícil de igualar con ninguna otra y no sólo a nivel gastronómico.

Entre viñas y mirando al valle se celebró a una ceremonia muy especial con el sabor de la tierra en cada detalle. El novio, muy elegante, de Lander Urquijo. La novia, maravillosa, con un precioso diseño de volantes de tul de Sophie et Voilà. Y el brindis, con una copa de txakoli G22 de Gorka Izagirre, maridado con las deliciosas avellanas de foie del anfitrión.

Ya en ENEKO, nos esperaban los ancestrales sonidos de la txalaparta (un instrumento de percusión tradicional del País Vasco) mientras disfrutábamos de tres cócteles de la casa: Zitrika, Basilika y Kosmopolita y pasábamos al salón para, antes del banquete, recorrer de la mano de Atxa “el jardín”, “el mar”, “la charcutería”, “el rincón de las especias”… diferentes estaciones gastronómicas con aperitivos cocinados en directo en las que la presentación, el color, las texturas y sobre todo el sabor, eran todo un espectáculo.


Eneko nos comentó que cada vez son más las parejas que eligen esta opción o la combinan, como hicimos esa noche, con la cena tradicional en su gran día, apostando por algo diferente y dinámico sin renunciar a la mejor gastronomía. A mí personalmente me encanta alargar el cóctel no sólo porque suele ser más fácil elegir entre las múltiples opciones los sabores que más te gustan sino también porque te da la posibilidad de pasar más tiempo con todos los invitados.

 

“ENEKO WEP es una fusión de nuestra gastronomía, amor y diversión, y aquí todo es posible” – Eneko Atxa

 

Tras un exquisito menú preparado con mimo para la ocasión (compuesto de hoja de cereza y rosas; ‘ensalada’ refrescante de manzana, rúcula y caviar; bogavante asado con mantequilla de café; salmonete con jugo de pimientos y patata a las finas hierbas; pato ‘a la naranja’ y un postre de rosas y chocolate blanco) y como broche de oro, después de la cena y antes de abrir el baile los ganadores del Premio Nacional de Danza 2017 emocionaron a todos al son de Erribera de Benito Lertxundi.

Gastronomía, arte, música, diversión, copas, luz y color como broche de oro a una noche mágica en y para todos los sentidos.

Gracias infinitas a todo el equipo de ENEKO WEP por la experiencia y también  a Maorlan y a mi compañera y amiga Las Bodas de Tatín no sólo por vivirlo conmigo, sino también por las maravillosas fotos que ilustran este post.

¡Celebra tu boda con tus amigas antes de que llegue el gran día!
Una novia con esencia natural
Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies